sábado, 16 de febrero de 2008

Maximino Gonzalo

Maximino Gonzalo, era mi tatarabuelo por parte de mi abuela materna y me ha llamado la atención su vida. En la fotografía izquierda se le puede ver, vestido con las ropas de fiesta de principios de siglo XX; con sus medias, polainas y pañuelo atado en la cabeza.

Nació aproximadamente en el año 1870 en Bordecorex, un pequeño pueblo de Soria.

La razón de su especialidad fue que en 1898 fue reclutado, quizá junto a otros jóvenes de su pueblo, para luchar en la guerra hispano-estadounidense de Cuba, también llamada el desastre del 98. De ella volvió de una sola pieza, maldiciendo a los americanos y con una medalla de plata por meritos al valor en la que se puede ver a la virgen de la Salud o de los Milagros.

Se caso con Juliana Casado, con la que tuvo cuatro hijos: Pablo, Sebastián, Emiliano y Lucas.

Murió en la década de los 20, a causa de una infección generalizada, provocada ésta por una pierna gangrenada, a la que tuvieron que amputar.


El colgante recibido por su valentía

(Para ampliar la foto, hacer click izquierdo sobre ella)

4 comentarios:

  1. !Que suerte la tuya de conocer esta historia! Mucha gente no sabe nada más alla de sus abuelos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, anónimo. Tienes la gran razon a la hora de hacer esa observación. En la actualidad, la gente mayor es considerada un estorbo por mucha gente, sin pensar que ellos pueden relatarnos interesantes historias, que nos ayudaran a comprender de donde venimos y adonde vamos.
    Gracias...

    ResponderEliminar
  3. me ha gustado mucho la historia. me apellido casado (de segundo) como tu tatarabuela. mi blog es fuentegelmes.blogspot.com, y por las fechas quizá mi árbol geneálogico te dijera algo. Si encuentro algo de Bordecorex te lo hago llegar.

    ResponderEliminar
  4. Hola vecino de Fuentegelmes... gracias por enlazarme vía RSS en tu blog. Respecto a nuestros antepasados comunes he oído que tuvimos familia en Fuentegelmes pero se lo tendré que preguntar a mis abuelos. Haber si coincidimos por esas tierras algún día.

    Un saludo

    ResponderEliminar